domingo, diciembre 21, 2008

DIENTES...

Que mala leche tienen algunos periodistas británicos.