miércoles, noviembre 12, 2008

ZAPATERO Y CHARLY RIVEL


Charly Rivel fue un gran payaso que las nuevas generaciones empiezan a olvidar. Su característica  era el silencio, roto por un aullido triste que salpicaba su actuación y su pelea constante con una silla que le acompañaba siempre.

Ayer me hizo gracia escuchar en una emisora de radio la obsesión por una silla en Washintong del inclito Zapatero comparada con la silla de Charly Rivel. Me hizo gracia pero pense que equivocaban la comparación porque el uso que el payaso hacía de su silla era brillante y, con un canto en los dientes podemos darnos, si Zapatero hace tan buen uso de la suya.

Todo esto lo escuchaba pasando por Cubellas, pueblo natal de Charly Rivel, y  no pude resistir hacer y ahora publicar esta foto. Con todo el cariño que debemos tener por los payasos.