domingo, noviembre 02, 2008

A VUELTAS CON EL LIBRO

La reina habló. No me parece raro que lo hiciese, cualquiera en una conversación más o menos privada decimos cosas que nunca querríamos ver publicadas. A la ciudadana Sofia de Grecia la han pillado en fuera de juego. Pilar Urbano, ¿periodista? del Opus ha abusado de la confianza de la Reina.

Ahora bien, la reina ha metido la pata, la reina no tiene derecho a opinar publicamente, etc, etc, etc, pero un funcionario de la Casa Real verificó y dio por buenas las pruebas del libro. Ahí es donde se deben buscar responsabilidades. Los funcionarios, que pagamos de nuestros impuestos, deben cumplir la función que se les encomienda. Parece que este no lo hizo.