jueves, noviembre 20, 2008

LAICISMO NO ES SECTARISMO... HASTA AHORA

La número tres en el escalafón del PSOE, doña Leire Pagín, estuvo ayer invitada en un programa de televisión y se le escapó alguna afirmación que muestra de que color es la patita de esta loba que pretende ser abuela de Caperucita.

Su respuesta fue a propósito de la polémica cúpula de Barceló en las Naciones Unidas y el origen de los fondos con que se ha pagado su construcción. Doña Leire dijo que el PP criticaba el hecho de pintar una cúpula en una dependencia de las Naciones Unidas y, sin embargo, aplaudió en su día la construcción de un retablo por el mismo autor en unas dependencias privadas (se refería al retablo que Barceló pintó en la catedral de Palma). Hasta aquí podríamos llegar. Ser, o pretender, ser laico no pasa por calificar de privado a un edificio que, como  poco, es património de la arquitectura española, lo use quien lo use, como lo son el Palacio de Dueñas, la catedral de Burgos o el Parador de los Reyes Católicos.

Cuando a propósito del laicismo, con el que estoy de acuerdo, se dicen tonterías deja de ser laicismo y pasa a ser sectarismo burdo y así mal se definede una idea.

Es habitual en nuestra clase política (de todos los bandos) trasformar la crítica en ataque personal, deformar los argumentos hasta la absurdidad para defender una idea y meter la morcilla de la idea que el jefe ha dicho que está de moda hoy sin venir a cuento. Así mal se defiende nada. Pero esto es lo que hay.

Doña Leire Pagín, para mi, ha caido en la vulgaridad de los políticos adocenados y que no merecen la pena. Lo siento.

Por otra parte me parece bien que Barcelo haya pintado su cúpula, es bueno para el arte español que una vez más demuestra estar en la vanguardia de la cultura mundial y eso que a mi Barcelo me gusta más bien poco.