sábado, noviembre 01, 2008

EL CASO ES PROTESTAR


Greenpeace ha decido que no le gusta la política automovilistica de Alemania. No se muy bien que quieren, supongo que tendrá que ver con el cambio climático y sus consecuencias. En todo caso la protesta es en este caso simpática.