domingo, octubre 12, 2008

MARCELINO IGLESIAS

El presidente Zapatero es implacable. Ahora le toca a Marcelino Iglesias. No repetirá como candidato socialista a la presidencia del gobierno de Aragón. Su pecado hay que buscarlo en su firme oposición al trasvase y acción clara, aunque algunos en Aragón no lo entendieran, en el caso del trasvase de emergencia a Barcelona la pasada primavera.

Iglesias sigue a Bono, Ibarra, Vazquez o Maragall. El secretario general del PSOE tras su imagen suave esconde unas acciones más propias del más duro estalinismo que de prácticas democraticas al uso.

Iglesias paga por poner Aragón por delante de Zapatero. Gracias Marcelino, que se le va a hacer.