jueves, mayo 29, 2008

PERO... ¿A DONDE VAMOS A PARAR?

FRANCE-PRESS.- Kisoro, el macho dominante de la tribu de gorilas del zoo de Basilea, ha sido engañado. Un test de paternidad ha revelado que el pequeño Chelewa, de dos años, no es hijo suyo, sino de Viatu, un macho de nueve años que, contrariamente a las prácticas de estos animales, se ha tomado la licencia de aparearse con una de las hembras.

Los cuidadores están estupefactos. "Viatu ha violado todas las reglas de las comunidades de los gorilas", ha indicado en un comunicado el zoo suizo, que considera el hecho como una situación "fuera de los común".

Según los expertos del zoo, la precocidad de Viatu es extraordinaria porque los gorilas de estos grupos no obtienen hasta los doce años la autorización de la manada para aparearse con hembras.