jueves, febrero 14, 2008

SEGUIMOS CON LOS BIENES DE LA IGLESIA

Continua la polémica por la propiedad de los bienes de la iglesia que un día fueron de las iglesias de la franja y hoy están en posesión del obispado de Lleida. Unos y otros esgrimen razones de peso, pero nadie define donde está la razón.
Cuando conviene se apela al Vaticano y cuando no a los poderes políticos. Mi opinión es que aquellos bienes que se consideran arte deben estar donde puedan ser mejor custodiados y en igualdad de condiciones allí donde está su origen.
La postura más curiosa es la del gobierno catalan que, como siempre, también es esto quiere aplicar la ley del embudo.