miércoles, diciembre 12, 2007

RUSIA

Putin es el presidente de Rusia. No puede volver a presentar su candidatura al cargo. Lo impide su constitución. Putin ha propuesto al actual viceprimer ministro Mevdelev como candidato de su partido a las próximas elecciones. En Mejico esto se llama dedazo.

Mevdelev se ha apresurado a devolver la gentileza. Putin es diputado. El partido de Putin, Rusia Unida, arrasó en las elecciones legislativas y quien mejor que el propio Putin para presidir el gobierno. Todo queda en casa.

Lo cierto es que este verano he podico conocer a varios rusosy están encantados con su presidente y su gobierno. Tras años oscuros, despues de la caida del comunismo, sienten que Putin les ha devuelto la dignidad como pais. Esto es muy importante. La autoestima, que no el nacionalismo, es fundamental en los paises. También en las personas.

Esto garantiza la estabilidad del pais, una cierta impunidad a algunos hechos relacionados con los derechos humanos y tranquilidad en occidente. Así que todos contentos.

A mi no me parece mal, pero que no diriamos en esta vieja y decadente Europa si un hecho así lo hubiera perpretado Chavez, Evo Morales o cualquier presidente de pais no del todo democratico y no del todo dictatorial que tanto abundan en nuestro entorno americano.