lunes, diciembre 03, 2007

EL DERBY DE LA CIUDAD

El pártido del sábado entre el Espanyol de Barcelona y el otro equipo de la ciudad fue flojito. Digan lo que digan. Lo más destacable fue la actitud irresponsable de los presidentes, el de los berberechos y el ex-franquista reconvertido. Tal para cual.
La consecuencia fue los actos violentos provocados por los ultras azulgranas (que según el ex-franquista no existen). Los hechos fueron estos, pero no dudo que los ultras del berberechero hubieran hecho lo mismo de tener ocasión para ello.
Pero ¿que se ha creido esta gente?. Lo malo es que muchos los aplauden (a la pareja, no a los ultras) y claro con el ego crecido que se puede esperar de ellos.
Gaspart era un hincha esperpéntico, pero era un buen hombre. El de ahora (el ex-franquista) es sencillamente malo. El otro (el de los berberechos), parece un pobre niño rico que solo tiene dinero, de hablar en público o decir dos frases seguidas ligadas no hablamos, pobrecito.
En fin, que podemos esperar de nuestros dirigentes deportivos, si los dirigentes políticos, que rigen cosas de mayor trascendencia son como son.
¿Tendremos lo que nos merecemos?