sábado, noviembre 17, 2007

VALORACION DE EMPRESAS

Las empresas, como cualquier producto, valen lo que alguien este dispuesto a pagar por ellas. Pero existen criterios para realizar valoraciones objetivas de las mismas. La suma de flujos de caja esperados es un buen método.

Existen otros, con un menor fundamento teórico, pero que también dan valoraciones aproximadas aceptables. Vamos, números para empezar a negociar. La cifra de ventas anuales es un criterio. Un factor multiplicador sobre el resultado anual de la compañía otro  (suele aceptarse que esta cifra sea veinte). Comparación de la valoración bursátil de empresas similares...

Veamos un ejemplo, una empresa cuya producción sea 135 millones con un resultado en el entorno de los 6 millones de euros puede estar valorada entre 120 y 135 millones de euros. Si lo hacemos comparándola con una empresa cotizada en bolsa que tenga un volumen de ventas anuales en el entorno de los 40 millones de euros y una capitalización bursátil de 120 millones de euros significaría que la empresa puede estar valorada entonces en 350 millones de euros, aunque esta es una cifra dificil de creer.

Por lo tanto podríamos pensar que puestos a vender esta empresa deberíamos empezar a hablar a partir de los 100 millones de euros, darnos por satisfechos si conseguimos entre 150 y 200 millones y celebrarlo con cava si alguien se aproxima a los 250 o 300 millones. 

Si al cierre de la operación nuestro negociador solo consigue un precio inferior a los 100 millones de euros seguramente deberíamos rechazar la oferta o... despedir al negociador y empezar de nuevo.

Claro que si el que negocia el precio de venta es el comprador pueden esperarse resultados sorprendentes... ¿o no?