viernes, noviembre 16, 2007

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE IDOM

Es interesante la siguiente entrevista publicada por CINCO DIAS al presidente de IDOM. IDOM es una ingeniería que crece marcandose objetivos ambiciosos con una filosofía de participación de sus trabajadores que no es ningún obstaculo para su desarrollo como muchos pregonan. Las empresas con filosofía participativa necesitan la lealtad entre sus miembros y que todos crean en el proyecto que defienden. 

En empresas así se juega con equilibrios muy inestables y funcionan desde el convencimiento de todos con una idea. Cuando la dirección no cree en ello y actúa de forma solapada y desleal, jugando a defender solo sus intereses (lo cual es legítimo) pero lo hace desde la mentira y la manipulación envueltos en un lazo económico atractivo acaban generando un cinismo generalizado en la organización que suele tener consecuencias nefastas en el futuro de las empresas. 

Fernando Querejeta es presidente de IDOM.

Kirru Artea. BILBAO (14-11-2007) CINCO DIAS

Más de 13.000 proyectos para unos 5.000 clientes y pasar de una oficina a 25 repartidas por todo el mundo. Los 50 años que acaba de cumplir Idom han resultados fructíferos. Los próximos lo serán aún más, según asegura su presidente, Fernando Querejeta (San Sebastián, 1943). La sociedad constituida en Bilbao como una ingeniería se ha convertido en un grupo que abarca también la arquitectura o la consultoría. Su plan de futuro incluye duplicar su facturación en tres años, comprar ingenierías en el Reino Unido y Alemania y contar con un equipo de unos 3.000 profesionales.

Realice un balance de los 50 años de Idom.

Creo que es muy positivo. Más de 13.000 proyectos nos avalan.

¿En qué se ha basado el crecimiento de Idom?

Primero en la gran labor que realizaron Rafael Escolá y Luis Olartua, los dos fundadores. Y luego en que tenemos una devoción por el cliente, ambición profesional, trabajamos en equipo y que dada la singularidad de la sociedad todos los profesionales de esta casa pueden acceder a la propiedad.

¿Qué proyectos destacaría en estos años?

Todos han sido importantes, desde el primero al último. El primero, en 1957, fue la planta de laminación de la antigua Altos Hornos de Vizcaya en Etxebarri. De los últimos, el futuro estadio de San Mamés del Athletic de Bilbao, una inversión de 200 millones, sin contar los terrenos. Otros, como colaborar con Frank Gehry en la construcción del Guggenheim Bilbao y en la nueva bodega de Marqués de Riscal o la ampliación de la planta de Mercedes Benz en Vitoria nos han colocado en la escena internacional. También destacaría obras como la Acería Compacta de Bizkaia (ACB), las nuevas instalaciones de Bilbao Exhibition Centre y el parque Warner en Madrid.

Dibuje cómo será el grupo que preside en los próximos años.

Estamos trabajando para que en 2010 nuestra facturación ronde los 600 millones de euros, el doble que la que conseguiremos a final de este año. Del total de ventas el 50% se generará en el exterior, frente al 30% actual. Los mercados objetivo, además de España, son los países de la antigua Europa del Este, que tienen una gran capacidad de desarrollo, China, India y todo el mercado de América, del Norte y del Sur.

¿Cómo piensan duplicar la facturación?

Hay un gran mercado en la energía, el medio ambiente y en la prestación de servicios de tecnología avanzada. Además, nuestra área de arquitectura, que canalizamos a través de ACXT, va a experimentar un desarrollo extraordinario. Posiblemente contamos con el estudio de arquitectura más importante de Europa con un equipo de más de 200 arquitectos, sobre un plantilla total en Idom de 2.500 profesionales.

Por lo visto, ustedes han conseguido casar ingeniería y arquitectura, dos disciplinas muy celosas de su trabajo.

Lo que hemos pretendido en Idom es colocar bajo el mismo paraguas todas las disciplinas que intervienen en un complejo proyecto de arquitectura como pueden ser las necesidades funcionales, de sostenibilidad, de contar con tecnologías avanzadas, etc. Eso nos ha permitido dar siempre la mejor respuesta.

Entiendo que ACXT Arquitectura puede ser un poco el motor del crecimiento de Idom...

Será uno de ellos y puede ser muy importante a nivel internacional. El Guggenheim fue un ejemplo. Ahora, quizás, la construcción de la Escuela de Negocio de Pekín, un proyecto financiado por la Unión Europea y el Gobierno de China. Como referencia, la Escuela de Negocios de Shangai la realizó I. H. Pei, un reputado arquitecto chino instalado en Estados Unidos.

Este año han comprado una ingeniería en Estados Unidos. ¿Preparan una operación similar?

La previsión es que nuestro crecimiento sea orgánico y corporativo. Estamos mirando el mercado alemán y el este de Europa. A corto plazo, es decir en uno o dos años, compraremos una ingeniería en el Reino Unido y otra en Alemania en una operación similar a la de Estados Unidos.

¿Ya tienen definidas las sociedades a adquirir?

Sí y está perfilada una lista corta. Pero son operaciones complicadas y no tenemos prisa. La compra en Estados Unidos nos llevó tres años, pero nos abrió las puertas del mercado norteamericano. Las ingenierías que tenemos previsto adquirir tienen que encajar en nuestra filosofía, en nuestra manera de trabajar, de hacer las cosas, de relacionarse con los clientes.

¿Quiénes son los propietarios de Idom?

Tenemos un sistema por el cual los profesionales del grupo pueden acceder a la propiedad si llevan trabajando de forma estable al menos durante 10 años y si participan de la cultura de Idom. A este sistema pueden acceder todos los miembros de la plantilla, independientemente del puesto que ocupen. Se han producido excepciones como cuando compramos la ingeniería de Estados Unidos ya que parte de sus profesionales entraron directamente en el accionariado de Idom.

En los 50 años de historia de Idom, y vista su trayectoria, ¿no han tenido propuestas para vender el grupo?

Sí, pero no han progresado porque comprarnos es una misión imposible por el sistema que tenemos.

1 comentario:

Diego Zamora dijo...

Con un par. Sí señor.