miércoles, octubre 24, 2007

VILLAR-MIR

Ahora la culpa es de Villar-Mir, increible. La señora ministra ya no sabe que decir, que hacer o a que clavo ardiendo agarrarse. Lo que pasa es normal en una obra tan compleja y la supuesta presión de OHL sencillamente increible.

¿No puede entender la sra. ministra que OHL se está jugando mucho más que 800 millones de euros más o menos y que su primer objetivo es acabar cuanto antes?

Ahora, ¿que hará Villar-Mir?... envainarsela como todos y utilizar el despropósito de doña Magdalena para cobrarselo de alguna otra forma... por ejemplo en forma de adjudicación.