jueves, octubre 18, 2007

CONGRESO DE DESALACION

Interesante noticia de la agencia EFE:

EFE - LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. Unos 1.300 expertos de 70 países conocerán en Gran Canaria, isla que desde los años setenta ha sido "la avanzadilla mundial en desalinización de agua de mar", los últimos avances en las técnicas de desalación, que permiten producir agua de más calidad, a menor precio y con un bajo consumo de energía. 

Así lo explicó en la rueda de prensa de presentación del Congreso Mundial de Desalinización, que se celebrará en el Palacio de Congresos de Maspalomas entre el 21 y el 26 de octubre, el presidente de la organización internacional sin ánimo de lucro que lo organiza, la International Desalination Association (IDA), el canario Juan Antonio Medina. 

Medina recordó que en 1970, la entrada en funcionamiento de la planta desaladora de agua de mar "Las Palmas I" supuso un hito importante que permitió entonces producir 20.000 metros cúbicos de agua al día. 

Esta planta fue reemplazada en 1990 por otra de mayor capacidad, "Las Palmas III", que en su día fue la mayor del mundo y que en la actualidad cuenta con las tecnologías más eficientes en materia de desalación, lo que permite producir agua a precios que son un 50 por ciento más baratos que hace 37 años y "bastante asumibles por muchas economías". 

Los asistentes a este congreso, que la IDA celebra cada dos años y cuya última edición tuvo lugar en Singapur, tendrán la oportunidad de conocer las causas que han originado el "boom de la desalación" registrado en los últimos tiempos, entre las que figura la mayor eficiencia que producen los avances tecnológicos aplicados a estos procesos. 

Esta expansión mundial de la desalación de agua, a la que se han incorporado países como China, India y Australia, que no son los que tradicionalmente han aplicado estas técnicas, como sí ha ocurrido con los Emiratos Árabes Unidos, hará que se duplique la producción mundial de agua, un sector que en España crecerá mucho más del doble, dijo Medina. 

Sobre los nuevos desarrollos en desalación de agua, a lo que se dedican en España 950 plantas, 200 de ellas de agua de mar, que producen 1,5 millones de metros cúbicos al día, el presidente de la IDA aludió a la aplicación de tecnologías de membranas en los procesos productivos, lo que permite consumir menos energía. 

Sobre la compatibilidad de las plantas de desalación de agua con el desarrollo sostenible, Juan Antonio Medina alegó que "dos cementeras españolas consumen más" que este tipo de instalaciones. 

Por su parte, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Pérez, destacó la oportunidad que representa para la isla acoger a las 1.800 personas, entre congresistas y acompañantes, que se permanecerán en ella durante cinco días con motivo de este congreso, que se celebra por segunda vez en España, después de que en 1997 tuviera lugar en Madrid. 

También aludió Pérez a que la celebración de este tipo de eventos en Canarias no es casual y obedece a la voluntad que tienen las instituciones del archipiélago de ser "referencia para la transformación del continente africano". 

La alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, María del Pino Torres, celebró que este congreso coincida con la reapertura del Palacio de Congresos de Maspalomas, que ha permanecido años cerrado debido a la necesidad de ejecutar obras para garantizar la seguridad ante incendios y otras mejoras, debido, dijo, a "que se abrió deprisa y no se tomaron todas las medidas necesarias" para su correcto funcionamiento. 

La alcaldesa informó de que el Ayuntamiento se ha "volcado" con la organización del congreso y ha cedido infraestructuras como el emblemático Faro de Maspalomas, donde los asistentes participarán en una muestra del folclore de la isla, además de un plan de emergencia y seguridad. 

Torres destacó que al Congreso Mundial de Desalinización que tendrá lugar en Maspalomas acudirán altos cargos internacionales como el ministro de Agua y Energía de los Emiratos Árabes Unidos y el de Agricultura y Agua de Nigeria, esperándose también la presencia de la ministra española de Medioambiente, Cristina Narbona, que aún no ha confirmado su asistencia.