sábado, septiembre 22, 2007

EL MUNDO ESTA SUPERPOBLADO

La tierra está en peligro, el cambio climático es una realidad, seguramente no tan dramática como se está describiendo, pero en todo caso negativa. El Protocolo de Kioto intenta poner coto a esta situación y con muy buena voluntad los paises lo firman, pero, no nos engañemos, es muy difícil de cumplir, yo creo que es imposible, pero seguimos dando golpes sobre el mismo clavo.

Hace algunos años el mundo estaba preocupado por el crecimiento de su población, hoy parece que nos hemos olvidado de ello. Asociamos crecimiento de la población a riqueza y a estabilidad de las pensiones futuras y no nos damos cuenta de que es ese aumento de la población la principal causa del crecimiento desmedido de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Algunos dirán que esta linea argumental es como aquello de muerto el perro se acabó la rabia y yo digo que así es, muerto el perro se acabó la rabia es una incuestionable verdad y cuando la rabia no se puede curar no hay otra solución que matar el perro.

Al mundo le sobramos unos cuantos y hasta que no se acepte que así es todo lo demás serán paños calientes.

A mi me preocupa poco, no verán mis ojos la tierra destruida, pero conviene pensar en ello.


1 comentario:

Andreu dijo...

Pedro,
el tema de si el mundo está superpoblado me parece demasiado complejo como para discutirlo en un solo post.

En los setenta Paul Ehrlich y unos cuantos creientes en la catástrofe Maltusiana, profetizaron que la India estaba demasiado superpoblada y no tenia solución, que lo mejor que podían hacer los demás paises era concentrar su ayuda en otras regiones.

No hace falta que te comente lo acertada de su profecia, pero desde que se hizo, la población de la India se ha multiplicado por dos, mientras que la calidad de vida de sus habitantes ha aumentado notablemente (ya no se muere prácticamente nadie de hambre en ese país) y simultaneamente, la contaminación, aunque parezca mentira, ha disminuido (es verdad que la emisión de gases de efecto invernadero también ha aumentado, pero es discutible considerar que el balance global es negativo).

El economista Julian Simon estudió el tema de la sobrepoblación y la escasedad de los recursos. Las conclusiones a las que llegó es que en la práctica los recursos naturales són ilimitados ya que, casi siempre, antes de que se agoten, las leyes del mercado hacen que los productos sustitutivos sean relativamente más atractivos (y hay sustitutivos para todo).

Según los modelos propuestos por Simon, en los paises subdesarollados (y bastante coincientes con las observaciones experimentales), un fuerte crecimiento demográfico genera una mayor riqueza y bienestar globales que el control de la natalidad.