sábado, agosto 25, 2007

MARTINICA

Comenzamos ayer nuestro viaje. El unico inconveniente es una otitis que no me deja vivir. Ayer fui al hospital al llegar, cerca del puerto, me atendieron bien pero tuve que pagar 24 €, es la sanidad publica francesa. De todas formas no me quejo.

El traslado no tuvo retrasos, todos los aviones 'on time'.

Al llegar pueden verse restos del paso del huracan la semana pasada. Como siempre sucede en estos casos aquí los daños han sido importantes pero no catastroficos. Esto es Francia y la naturaleza siempre se ensaña con los pobres.