miércoles, julio 18, 2007

PIRRICO

Pirro, el rey de Epiro, era un militar famoso por su dominio de la estrategia militar. En 281 a. de C., recibió un pedido de ayuda de la colonia griega de Tarentum, hoy Tarento, que estaba en guerra con los romanos. Pirro acudió al llamado con 25 000 hombres y se enfrentó con los romanos en la sangrienta batalla de Heraklea, en la que obtuvo la victoria a costa de la pérdida de 13 000 soldados.

Un año más tarde volvió a derrotar a los romanos en la batalla de Ausculum, en la provincia de Apulia (Puglia), pero nuevamente sufrió pérdidas tan severas que el general victorioso expresó: «Otra victoria como ésta y seremos destruidos».

Desde entonces, la expresión victoria pírrica ¯del griego pyrrikós¯ se usa para calificar un triunfo que tiene un costo más elevado para el vencedor que para el vencido.

2 comentarios:

Diego Zamora dijo...

De lo que se deduce que la mayoría de las veces que se utiliza la expresión Víctoria Pírrica se hace mal, puesto que se suele hacer queriendo decir una victoria escasa cuando significa una victoria inútil

A. Carbajal dijo...

O, mas precisamente, una victoria a un costo demasiado alto.