jueves, julio 05, 2007

DEMOCRACIA DIRECTA ¿ES EL FUTURO?

Los ciudadanos decidiran como se gasta el presupuesto de sus barrios. Esta propuesta de democracia directa es una de las primeras medidas que el nuevo gobierno de Brown quiere llevar al parlamento.

La idea viene de America Latina, desde 1989 este sistema de decisión es aplicado en Porto Alegre (Brasil) y el último año esta ciudad ha sido nominada por las Naciones Unidas como la ciudad de "mejor calidad de vida de Brasil".

La medida se quiere aplicar como experiencia piloto en algunas ciudades importantes (Birmingham, Southamtom o Newcastle) para extenderla en el futuro a todo el pais.

Mrs. Blears, Communites Secretary, dice que votar cada cuatro años no es suficiente y que para estas decisones que afectan tan directamente a los ciudadanos es necesaria su participación.

El debate sobre la influencia real de los ciudadanos en las democracias occidentales está abierto desde hace mucho. La democracia asamblearia no parece viable pero alguna acción debería emprenderse para acercar la vida política a la vida real. Hace ya muchos años Adilfo Suarez en su discurso de defensa de la Ley para la reforma Política que fue el origen de nuestra Constitución acuño una frase que se hizo célebre: "Elevemos a la categoría política de normal los que a nivel de calle es normal". Todavía hoy me parece una frase para la reflexión porque treinta y un años después no estoy seguro de que el objetivo se haya logrado.

En todo este debate nos podemos remontar en la historia todo lo que queramos, podemos hablar de la pseudo democracia griega, de las aristocracias renacentistas, del fascismo o el estalinismo, de las ingenuas experiencias anarquistas de las colectividades del Bajo Aragón... La situación de hoy es mejor que cualquiera de ellas, pero no debemos considerar la historia finializada.

Hay que seguir adelante, hay que buscar lo mejor, hay que innovar, hay que experimentar. En las nuevas ideas estará el éxito, sin miedo al fracaso porque el futuro no es de los que no se caen sino de los que se saben levantar.

El experimento brasileño me pareció interesante en su día y me parece estimulante que se quiera intentar algo parecido en nuestra vieja Europa. Es un debate interesante y habrá que volver sobre ello.