sábado, junio 30, 2007

QUE NO SE PEGUEN POR DIOS

Es que esta España nuestra es lo que no hay. Esta noticia, sacada de LA VANGUARDIA es de las que justifica el subtitulo de este blog. Es realmente increible que sucedan estas cosas y es ocasiones, a pesar de lo terrible de noticias como esta, mueven a la sonrisa.

La violencia doméstica es una lacra de la sociedad que debemos luchar por extirpar. No es de recibo resolver las diferencias a guantazos. Seguramente muchos de los afectados por esto son enfermos que necesitan un tratamiento adecuado más que un castigo, pero mientras tanto no es posible soportar asesinatos, agresiones, insultos, etc que con tanta frecuencia se producen.

Estos chicos se pegaban mutuamente, seguramente no con el ensañamiento que otros lo hacen, pero desde luego, si me pongo en el pellejo del juez, algo habría que hacer.

Barcelona. (EFE).- Un juez de Manresa (Barcelona) ha enviado a prisión a una pareja para evitar que se siga agrediendo, después de que los dos jóvenes hayan quebrantado en reiteradas ocasiones la orden de alejamiento mutuo que había dictado un juzgado por malos tratos, agresión sexual y detención ilegal.

El magistrado Ramón Landa, titular del juzgado de instrucción número 5 de Manresa, argumenta en el auto que lo que trata de evitar con esta medida es que Sergio M., de 29 años, y Vanessa S., de 25., continúen residiendo juntos y terminen ambos, "de nuevo", lesionados o perdiendo incluso la vida.


En los últimos dos meses, la pareja, residente en Sant Joan de Vilatorrada, se había denunciado mutuamente hasta en cinco ocasiones por agresiones en el ámbito familiar, pese a que sobre ellos pesaba una orden recíproca de alejamiento que les prohibía aproximarse a menos de quinientos metros el uno del otro.

El último incidente, que se produjo el pasado fin de semana, acabó con la detención de Sergio M., después de que su novia le denunciara por haberla "secuestrado" en su piso y haberla forzado a mantener relaciones sexuales, unas acusaciones que el juez no ve "creíbles", ya que la joven, aún pudiendo escapar, no lo hizo, y no presentaba signos de lesiones vaginales ni de golpes.

Sergio M., por su parte, requirió puntos de sutura por una herida en el brazo que presuntamente le provocó su compañera sentimental con un trozo de vidrio.

"La patológica relación de convivencia de la pareja, con reiteradas (presuntas) agresiones recíprocas, reencuentros reanudando la convivencia, nuevas (presuntas) agresiones de ambos, nuevas reconciliaciones y así sucesiva e ininterrumpidamente, hay que cortarla con el ingreso en prisión de ambos", señala el juez en el auto.

El magistrado recrimina a los jóvenes que sean incapaces de poner fin a su "atormentada" relación sentimental pese a sus "continuas discusiones, peleas, agresiones y causas penales", por lo que considera que "no hay otro modo de protegerles en su vida e integridad física que ingresándolos en prisión".

En el auto, el juez también ordena a la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) que interne al hijo menor de Vanessa S. en un centro público de protección "habida cuenta el informe psicosocial presentado y la situación de preso preventiva de su madre".