viernes, junio 08, 2007

ENRIQUE FUENTES QUINTANA


Recuperamos desde hoy la serie de entradas sobre personajes de la transición. Hoy Enrique fuentes Quintana, importante personaje del mundo económico de la época. Fuentes Quintana murio ayer y es una buena ocasión para recordarlo.

Artífice de los Pactos de la Moncloa, el economista y político Enrique Fuentes Quintana murió de Alzheimer a los 83 años en Madrid, el 6 de junio.

Modesto, discreto hasta la exageración y siempre al margen de la polémica, el profesor Enrique Fuentes Quintana fue uno de los muñidores en la sombra de los Pactos de la Moncloa y de la profunda reforma económica y fiscal que hizo posible la consolidación de la democracia en España.

Tras la muerte de Franco, la economía española estaba inmersa aún en los graves desequilibrios provocados por la crisis del petróleo. En 1977, las exportaciones no llegan a cubrir ni el 50% de las importaciones. Por esta degradación, la deuda exterior era tres veces superior al total de reservas del Banco de España, la inflación rozaba el 44% y el paro se disparaba hasta afectar a más de 900.000 personas, la enorme mayoría de las cuales no cobraba subsidio de desempleo.

La explosiva situación de la economía y su impacto social se perfilaban entonces como uno de los más graves obstáculos para llevar adelante la reforma política.

El compromiso de los Pactos de la Moncloa

Enrique Fuentes Quintana, hombre de la máxima confianza de Adolfo Suárez, promovió desde el Gobierno la idea de llegar a un 'compromiso histórico'. Un acuerdo entre todas la fuerzas políticas con representación parlamentaria, para suavizar sus reivindicaciones y contribuir a mejorar la alarmante coyuntura de la economía como paso previo a la reforma política. Ese fue el espíritu de los Pactos de la Moncloa, una pieza fundamental de todo el edificio de la Transición, cuyo primer borrador fue diseñado por el propio Fuentes, haciendo suyas las palabras pronunciadas por un político de la República en 1932: "O los demócratas acaban con la crisis económica española, o la crisis económica acaba con la democracia".

A pesar de su estrecha relación con Adolfo Suárez, a principios de 1977 Fuentes declinó formar parte del llamado 'Gobierno de Penenes' como ministro Comercio. Meses más tarde, accedió a la Vicepresidencia del Gobierno para Asuntos Económicos del Ejecutivo de Suárez, desde donde puso en marcha el Programa de Reforma Económica. El profesor duró en el cargo siete meses y 18 días ante la creciente oposición de parte de su propio Gobierno.

Modenizador de la Hacienda

Además de su aportación a la política –tal vez la más importante de la Transición junto a la de Fernández Ordóñez– Enrique Fuentes Quintana pasará a la Historia como autor de la reforma tributaria más importante de las últimas décadas, que ha sentado las bases de todo el sistema impositivo actual. Hasta el punto de que las actualizaciones más recientes del sistema –la de 1999 y la de 2002– "no son sino una continuación del modelo instaurador por el profesor Fuentes Quintana", en opinión de Manuel Lagares, catedrático de Hacienda Pública y colaborador del vicepresidente para Asuntos Económicos en 1977.

Su reforma de 1978 moderniza todo el sistema de la Hacienda Pública española, instaurado un modelo de mayor equidad acorde con la incipiente democracia y las expectativas de una creciente integración con el resto de los países europeos.

A pesar de sus aportaciones a la reforma política o la gestión de la crisis económica, Enrique Fuentes Quintana –que falleció a última hora del miércoles en Madrid, víctima de la enfermedad de Alzheimer– nunca abandonó su dedicación a la enseñanza. Fue catedrático de Hacienda Pública primero en Valladolid y luego en la Universidad Complutense y en la UNED. Con él se formaron gran parte de las generaciones de economistas españoles entre principios de la década de los 60 y mediados de los 90. Fue, además, preceptor del Rey y dirigió el programa de estudios del Príncipe Felipe.

Entre sus aportaciones al pensamiento económico contemporáneo destacan 'La Reforma y los Problemas de la Hacienda Pública Española' (publicado en 1989) y 'Las Reformas Tributarias en España' (1990).

Como investigador y periodista colaboró con el grupo de economistas del diario 'Arriba', dirigió la revista 'Información Comercial Española' y la Fundación Fondo para la Investigación Económica y Social, vinculada a las cajas de ahorro. A lo largo de su carrera, fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias y condecorado con la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, entre otras distinciones.