domingo, noviembre 19, 2006

UN DlA MAS

Ya ha pasado otro día y sin vender una escoba. La vida transcurre plácidamente sin grandes vaivenes, un día sigue a otro y sin querer ha pasado un año, otro, otro, una década, otra ... una vida.

Estaban probando esta noche las luces de Navidad. Esto es señal de que el 2006 toca a su fin. Tanta preocupación por el efecto dos mil en los ordenadores y en otros aparatos y resulta que ya estamos en 2007.

Por lo menos este año no hay calvo de Navidad, lo curioso es que esta es la gran novedad del año.