jueves, octubre 12, 2006

PERSONAJES DE LA TRANSICION: ENRIQUE TIERNO GALVAN

Estos días en los que José Bono ha recuperado parte de la atención mediática perdida, es oportuno recordar a Enrique Tierno Galvan, el "viejo profesor", que alcanzó popularidad como alcalde de Madrid y a cuya formación política pertenecía.

Con la recuperación de la democracia sufrimos en España una proliferación de partidos que el tiempo ha ido decantando en las organizaciones que hoy conocemos. Uno de ellos fue el Partido Socialista Popular de Enrique Tierno y José Bono. Tierno era un profesor universitario represaliado por sus ideas y expulsado de la universidad por el gobierno de Franco.

El PSP alcanzó representación parlamentaria en las Cortes Constituyentes, pero los problemas económicos hicieron desaparecer a su partido, la mayoría de sus miembros se integraron en el PSOE y algunos, como el propio Tierno, pudieron alcanzar posiciones relevantes en la politica española.

Enrique Tierno siempre considero, sin embargo, que su elección como candidato a la alcaldía madrileña, que ganó, suponía un apartamiento de la primera linea política. Él despreciaba intelectualmente a Felipe Gonzalez y Alfonso Guerra a quienes llamaba "los Botejara" y, a pesar de ganar una alcaldía tan relevante como la de la capital, hasta su muerte, algo prematura, estuvo disconforme con su destino.

Tierno, sin embargo, fue un alcalde popular, famoso por sus bandos, escritos en un castellano del Siglo de Oro. Inventó y fomentó "la movida madrileña" y era querido por los jovenes. Recibió al Papa Juan Pablo II en su visita a España de 1982 saludandole y hablandole en latin lo que sorprendió al Papa como no podía ser de otra manera.

José Bono, discipulo de Tierno, ha podido estos días consumar la venganza de su mentor político, muchos años después, al no aceptar la candidatura a la alcaldía de Madrid. Bono es intelectualmente retorcido y Zapatero ha caido en una trampa simple. Bono todavía debe reír y Don Enrique por fin descansar en paz.

Por cierto, la de la derecha es Susana Estrada, musa sexual de la España de la época y hoy felizmente olvidada. La escena de la fotografía fue muy comentada en la época, sobre todo por la pícara mirada del señor Tierno.