jueves, febrero 23, 2006

¡Se sienten, coño!

Una tarde como hoy un grupo uniformado de pandereta puso en vilo la democracia española asaltando el Congreso de los Diputados al grito de ¡se sienten, coño! Fue en plena investidura del presidente Leopoldo Calvo Sotelo.
Durante 17 largas horas alrededor de 150 guardias civiles liderados por el teniente coronel Tejero irrumpieron en la sala de estar de nuestra libertad con el único objetivo de reventar lo que tardamos 40 años en recuperar. 17 horas de valentía política, periodismo gran reserva y mucha picaresca española. Aquel amago golpista me pilló en la edad del pavo, con 14 años y en octavo de EGB. Entre mis recuerdos del 23-F, me quedo con las largas horas de televisión y radio encendidas, las calles frías y vacías y la alegría de no tener clase al día siguiente.
25 años después nadie se ha sentado, coño. Seguimos levantados, con los pies en el suelo, firmes en nuestras convicciones y libres como pájaros. Somos de izquierdas, de centro, de derechas o del piso de arriba. Rojos, azules, verdes, violetas o transparentes. Da igual el intermitente o el color que prefiramos. Lo importante es poder elegir, poder recordarlo y poder contarlo.
Lo he leído esta tarde y me ha traído muchos recuerdos. Por eso he decidido publicarlo. Supongo que para muchos representarán recuerdo imborrable.

No hay comentarios: