viernes, febrero 03, 2006

LAS CARICATURAS DE MAHOMA

El lamentable espectáculo al que estamos asistiendo con el asunto de las caricaturas sobre el Islam son los ¿restos? del poder medieval de la religión en el mundo. No olvidemos que en España es delito la blasfemia, un término exclusivamente eclesiástico; sin ir más lejos, recordemos la que se montó cuando lo de Carod y la corona de espinas. Así las cosas, abría que contemplar en nuestro derecho penal la prohibición de parodiar a los cojos, los tartamudos o los bobos. Una característica esencial de cualquier religión es la falta de sentido del humor; tomarse tan en serio a uno mismo es mala para la salud (en estos casos, para la salud de los demás). Juan Varela, Criticar a Dios (con cuidado): La intolerancia religiosa y la invasión de todos los ámbitos por la religión de nuevo. Como cuando Alejandro VI promulga la Encíclica sobre la Imprenta en 1501 o el Santo Oficio de la Inquisición aplica la censura eclesiástica desde aquel siglo. Y así siguió la historia de la Reforma y la lucha por la libertad y las ideas de Lutero, John Milton, Voltaire y tantos otros.

Pero ahora la guerra de civilizaciones y los excesos del multiculturalismo avivan el delito de blasfemia y la intolerancia a la crítica de los demás. Un derecho inalienable que no se puede perder.””

Technorati tags: , ,