domingo, noviembre 13, 2005

LA AMÉRICA PROFUNDA

Cuesta creer que en el siglo XXI todavía se defiendan las teoría creacionistas del origen del mundo y de la vida en la tierra.

Pero parece que en EEUU es así. En Kansas se han reintroducido este tipo de enseñanzas, arrinconando a Darwin y a lo que sus investigaciones han supuesto para la ciencia.

Hay quien cree que esto supone un enriquecimiento intelectual al plantear otro punto de vista ajeno al comúnmente aceptado hoy en dia del evolucionismo para explicar el origen de la vida. Esto sería así si hablásemos de historia o de antropología, pero es inaceptable cuando hablamos de biologia. El creacionismo ha pasado ya a formar parte de las materias de estudio de las ciencias sociales y mal haríamos si nos olvidaremos de él o pretendiéramos eliminarlo del acervo cultural de la humanidad, pero es paradójico que se quiera recuperar para las ciencias naturales.

Creo que ni siquiera la Iglesia Católica otorga al concepto creación el sentido que hoy pretenden recuperar en Kansas. Y pienso que hace poco bien al pensamiento religioso.

Incluso aquellos que tenemos creencias religiosas nos cuesta dar crédito a noticias como esta que ahora comentamos.